Pages

Subscribe:

sexta-feira, 29 de março de 2013

Alemanha começa a preocupar-se com a "germanofobia"



A dureza e a intransigência  com que o governo alemão, vem e continua mostrando aos Estados membros da União Europeia ( EU ) que  enfrentam  mais dificuldades devido a crise da dívida que afeta a região desde 2009, está levando a níveis preocupantes  o sentimento  anti-germano nesses países.


Contrainjerencia- Cada vez resulta más frecuente que los medios y la población de esos países culpen a Berlín de la aplicación de políticas que la realidad y la opinión de no pocos expertos y entidades consideran que harán más difícil superar esta etapa y publicaciones alemanas hablan ya de un brote de “germanofobia” que algunos ven con estupor, otros con pena y la mayoría con preocupación, según la agencia DPA.

Las imágenes de la canciller alemana, Angela Merkel, vestida con uniforme nazi son ya una estampa recurrente del ‘crash’ europeo, aunque las críticas comienzan a aflorar más allá de las calles de Nicosia, Madrid o Atenas. “Merkel, como Hitler, ha declarado la guerra al resto de Europa, ahora para garantizarse espacio vital económico”, advirtió desde las páginas de El País el economista español Juan Torres, pero las críticas obligaron a retirar el artículo.


En una valoración de esta tendencia durante una entrevista concedida a la cadena de televisión pública ZDF, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, estableció un paralelismo con la escuela. “Cuando uno saca mejores notas, los que están atravesando dificultades tienen un poco de envidia”.

Pero no se lo tomó igual el titular de Exteriores, Guido Westerwelle, quien lamentó el “tono excesivo, a veces injusto e hiriente” en las críticas que se vierten contra su país.

Más variopintas son las opiniones entre la población alemana, aunque recientes encuestas revelan que el 59 por ciento de los ciudadanos cree que su canciller actúa de forma acertada en la crisis.

“Uno puede discutir y criticar la política del Gobierno alemán, no hay duda. Muchos alemanes lo hacen. Y es comprensible que los países afectados se enfaden. Pero llevarlo al extremo de comparar a Merkel y los alemanes con los nazis es absolutamente inadmisible”, reflexionó Anna, alumna de un máster de Estudios Europeos.

“Además, es muy peligroso y va justo en contra de lo que se pretendía con la integración europea: implicar a Alemania en Europa para evitar guerras. Lo que ocurre ahora hace que el país pierda entusiasmo en Europa, y eso sólo puede tener efectos negativos. Y no hay que olvidar que, sin Alemania, las cosas no marchan”.

Un abogado de una de las grandes transportistas germanas entrevistado por DPA e identificado como Christoph, advirtió sobre “el riesgo de que el debate actual destruya una parte considerable de la confianza y de la fe en la Europa unida”. “Los políticos alemanes tienen que comportarse ahora de una manera muy diplomática”.

En cambio, Sabine, una asesora de comunicación, criticó la política de Merkel y cuestionó la legitimidad de rescatar a los bancos. “¿A costa del bien común? ¿Del pequeño ahorrador? ¿Y hay que rescatar a todos los bancos a cualquier precio?”.

No obstante, mostró su desacuerdo contra las alusiones al nazismo. “Creo que Alemania, como potencia europea, no puede dejar de opinar sobre la crisis. Incluso aunque quisiera. Por otro lado, ¿por qué debería? Desde mi punto de vista, nuestra historia no puede ser una razón para agitar de inmediato el fantasma nazi en cuanto Alemania expone su postura y otros países no están de acuerdo”.

Aunque muchos, según la agencia, comprenden el dolor y la rabia de la población en los países más golpeados por la crisis, lo cierto es que la mayoría asume las críticas como el precio a pagar por el poder alemán y todos rechazan de forma unánime las alusiones al nazismo.

Mientras tanto, Merkel goza de niveles récord de popularidad y es la gran favorita para ganar las elecciones generales de septiembre.

Fonte: site Contrainjerencia.


Nenhum comentário:

Postar um comentário

Licença Creative Commons
Este obra foi licenciado sob uma Licença Creative Commons Attribution-ShareAlike 2.5 Brasil.